Cuando nos disponemos a cenar por el gótico, tenemos algunos reparos. Pensamos que hay restaurantes dirigidos a turistas, algo caros y de baja calidad. Pero siempre se encuentran tesoros por descubrir. Y La Dentelliere es uno de ellos.

Para empezar, los encontramos situado en un edificio del Siglo XVIII de la calle Ample del gótico barcelonés, en lo que anteriormente eran unas antiguas caballerías. Su interior conserva alguns detalles de entonces y es lo que le hace especial, porque mezcla una decoración rústica, con las maderas y el color rojo algo más moderno.

Esta zona de Barcelona se ha convertido en un lugar para compartir culturas. De manera que el objetivo de La Dentellière es ofrecer buena cocina mediterránea, tanto a extranjeros como a ciudadanos, al definirse como la clara alternativa en restauración del gótico que huye de los locales masificados.

ladentelliere

Una diferencia, entonces, es su atmósfera tranquila, acogedora y cálida. Un lugar para la conversación y compartir experiencias, sin necesidad de cenar deprisa, sino todo lo contrario.

El producto Km 0

El protagonista absoluto de la carta de La Dentellière, basada en cocina mediterránea contemporánea llena de sabores, contrastes y matices, es el producto fresco de temporada. Por lo que apuestan, en la medida de lo posible, por los productos Km 0 y de proximidad, ecológicos y naturales.

La recién renovada carta de verano incluye tapas y platillos, como los huevos de Calaf sobre nido de pisto, ensaladita de tomates Km 0, pipas, hojas verdes y vinagreta de maracuyá (con fruta y verdura de un proveedor cercano de Sant Boi), taco de queso de oveja de leche cruda añejo, de Córdoba, con frutos secos, y la tabla de ibéricos de Bellota.

ladentelliere

Y también cuenta con especialidades, como platos principales: entrecote de ternera ecológica del Pirineo Catalán, paella de arroz bomba del Delta del Ebro (hecha al momento), el confit de pato de l’Empordà o los filetes de dorada asada en aceite de oliva virgen extra de una cooperativa cercana, entre otros.

De los postres, sus dueños recomiendan el trío texturas con helado de vainilla y crujientes a base de nueces caramelizadas con licor de whisky por encima.

Maridaje, los vinos

Todos estos platos pueden maridarse, gracias a una carta de vinos de referencia (Analec, de DO Costers del Segre), (Mureda, vino ecológico, de Castilla La Mancha), (Tocat de l’Ala, Empordà), algunos de los cuales pueden tomarse a copas, además de ciertas referencias de cava y sangría.

Ceviche de dorada y gambas, cremoso de boniato y espuma de jengibre 1

El espacio: reminiscencias del pasado

Como hemos indicado, el local, dentro de un edificio del Siglo XVIII, presenta paredes y arcos de piedra, respirando un estilo muy personal. El rojo de las paredes, los espejos y las maderas nobles dan forma a un local ecléctico, indicado para la reunión y la charla. Suelen acudir parejas, grupos de 4-5 personas, amigos… y además se pueden celebrar reuniones o eventos informales, gracias a un comedor, (en la parte interior) que ofrece un ambiente más privado.