Jordi Morelló y su equipo se han proclamado oficialmente los sucesores de Oriol Balaguer, el galardonado de 2017, cómo creadores del mejor Panetonne del año.

Este manjar navideño, debe su nombre a un joven italiano llamado Toni, que creó este postre mientras se hacía pasar por el aprendiz de un pastelero milanés para conquistar a su hija. El chico resultó ser buen cocinero; mucha gente empezó a acudir a la pastelería a pedir el “pan de Toni” y de esa manera quedó el nombre.

Jordi Morelló, formado en la EPGB y en la escuela de Hostelería y Turismo de La Caparrella, es quién dirige el equipo de la pastelería Ochiai, fundada en 1983 por Takashi Ochiai. No es la primera vez que Morelló gana un premio al frente de la dirección de la marca oriental, pues en 2013 se hicieron con el título de Mejor Croissant Artesano de Mantequilla de España.

En esta ocasión, el producto de Ochiai ha destacado por su frescura, jugosidad y alveolado, en un certamen en el que ha habido una treintena de inscritos y se han valorado aspectos como el olor, el corte, la apariencia, la textura y el sabor.

Morelló es el tercer premiado desde que se inauguró el certamen en 2016, creado por el gremio de Pastelería de Barcelona tras comprobar que en los últimos tres años las ventas de Panettones han experimentado un auge considerable y se recompensa al premiado con un talón por valor de 1.000€ y un galardón identificativo. El jurado que decide entre todos los participantes, está compuesto por expertos internacionales entre los cuales se encuentran eminencias de la pastelería italiana.

Un jurado internacional

El jurado de esta tercera edición desarrollada en las instalaciones del Swiss Corner de la ciudad italiana ha contado con la participación de verdaderos maestros locales de este dulce, como lo son Pierre Paolo Magni, Massimo Tutuani y Andrea Besuschio. También han formado parte del jurado el ganador de la edición pasada, Oriol Balaguer; el presidente del Gremio de Pastelería de Barcelona, Elies Miró; el presidente del Consejo de Dirección de la Escuela del Gremio de Pastelería, Pere Camps y el director de la revista Dulcypas, Alberto Ruiz.

El panettone se puede adquirir en la pastelería que hay en la calle Compte Urgell, 116 de Barcelona.