Llevas toda la vida diciéndole a tu abuela, a tu padre, a tu suegra, cómo de buenas están sus croquetas. ¡Valorándolo a ojo! Y es que sí, hay un procedimiento profesional antes de poder decir que unas croquetas están realmente bien hechas y de esa manera, opinar con un criterio con fundamento.

A continuación, una breve lista en la que veremos que ¡existen muchos factores a tener en cuenta! Y para los curiosos, al final del artículo, el nombre revelación de ese restaurante cuyas croquetas cumplen todos los requisitos!

Para cocinar las mejores croquetas debemos tener en cuenta:

  • El rebozado. Debe ser ligero y sutil, que no absorba demasiado aceite y que, por lo tanto, las podamos presentar como deliciosas y bajas en calorías, cosa que se ganará a cualquier amante de la vida sana en ese domingo en el que la dieta saludable pierde importancia.
  • La textura. Cualquier croqueta que se quiera considerar sensacional debe ser crujiente por fuera y cremosa por dentro. Ya lo dice su nombre: Croqueta, del francés croquer – crujir.
  • La elaboración. Porque que sean artesanas es el primer factor diferencial que le da valor a unas croquetas frente a las que son de supermercado, que van genial para un tupper pero que no van a cumplir ni dos, de los 6 requisitos de esta lista. Esas no le pueden hacer la competencia a unas que sean caseras de y que tanto gustan en una mesa.
  • Los trucos. Cada maestrillo tiene su librillo y un ingrediente secreto o un paso de más en la receta tradicional puede hacer de nuestras croquetas algo excepcional.
  • La ligereza. Ni pesadas ni aceitosas y fáciles de digerir. Lo mejor es prepararlas con aceite de girasol ya que el de oliva podría enmascarar el sabor de otros ingredientes. Este tiene que estar muy caliente para sellar el rebozado sin reblandecerlo.
  • El sabor. Depende mucho de los ingredientes de cada variedad, pero eso sí, la bechamel, que todas llevan, debería contribuir solo a ligar los ingredientes y en ningún caso debería enmascarar el sabor de estos. A veces pasa que la bechamel sobresale como sabor y quedan unas croquetas demasiado lácticas. ¡Hay que tenerlo en cuenta!

¿Interesante, verdad? Las croquetas no salen buenas por casualidad y es que requieren mimo y mucha técnica!

Ahora sí, es la hora de revelar dónde podréis probar la mejor y más completa variedad que, por supuesto, ¡cumple los 6 requisitos! Incluso el número 4, y nos ha sido revelado en exclusiva su particular truco para las croquetas de ibérico!

Os lo contamos sin más dilación: se trata del nuevo restaurante que ha abierto cerca de la Sagrada Familia de Barcelona y se llama Casa Ángela, destaca por la calidad de sus arroces, por sus tapas clásicas de gran factura y las preciosas vistas que ofrece el local que tiene espacio tanto para encuentros íntimos como para cenas en grupo.

Y es cierto, aún no hemos revelado su secreto pero ya sabéis que lo bueno siempre viene al final! Su plato estrella son las croquetas de ibérico (¡en un mes han llegado a servir más de 800!) y triunfan tanto ya que, aparte de usar ibéricos de primera calidad, infusionan la leche con el hueso de jamón para conseguir ese toque que las hace inconfundibles.

¿Otra recomendación? Las croquetas de chipirones. Van acompañadas de cebollino y un toque de alioli casero. No os las podéis perder.

Id a Casa Ángela y, sabiendo todo lo que hay que tener en cuenta para disfrutarlas y distinguir unas croquetas realmente buenas, volved a casa e intentad que la mirada no os delate al decir cuáles son las mejores croquetas que habéis probado nunca!