El 4 de julio es uno de los días más señalados en el calendario: Día de la Independencia de los Estados Unidos del Imperio Británico. Desfiles, baneras, fuegos artificiales y barbacoas al aire libre se convierten en los grandes protagonistas del evento. Claro que tú también puedes celebrar este día aquí con cuatro platos que son un icono de la gastronomía americana.

Los 4 platos para celebrar el 4 de julio: auténtica gastronomía americana

Estos son los platos que proponen diferentes restaurantes para celebrar el Día de la Independencia de Estados Unidos.

  • Hamburguesas: las hamburguesas son el plato más representativo de Estados Unidos, de modo que no pueden faltar en un día tan señalado. En España están disponibles en un amplio abanico de restaurantes. Sin embargo, si quieres probar el sabor auténtico americano, debes acudir a uno de los establecimientos de la cadena Timesburg. Algunas especialidades como La Cheesburger o La Route 66 son insuperables.
  • Costillas de cerdo: para los amantes de la carne de cerdo, Bendita Locura Cofee & Drems es un restaurante de obligada visita. Asadas a baja temperatura y flaseadas con una salsa de miel y mostaza, son una auténtica experiencia para el paladar.
  • Alitas de pollo: otro de los platos más conocidos de la gastronomía estadounidense es el pollo frito. En España hay muchas opciones para degustarlas, pero nunca como Timbesburg Gold, en Barcelona. Un plato de jugosas alitas cocinadas a baja temperatura, fritas con aceite de oliva y ponceladas con salsa Teriyaki. ¡Deliciosas!
  • Brownie: el postre más popular en la cultura norteamericana es el brownie, que pone el broche final a cualquier comida o cena. El de Levadura Madre Organic Bakery es una auténtica delicia, con sabor a puro chocolate y nueces. Se sirve templado y acompañado de helado de vainilla.

Como puedes comprobar, propuestas para celebrar el Día de la Independencia de Estados Unidos en España no faltan. En función de cuáles sean tus propios gustos y preferencias, puedes optar por un restaurante u otro. Nada mejor para conmemorar un día tan señalado que degustando auténticos platos de la gastronomía estadounidense. ¡Para chuparse los dedos!